Condenan a Quilmes por fraude laboral de un empleado eventual

Fraude laboral a un empleado eventual

 

Sentencia judicial: Los jueces dijeron que la empresa intermediaria de servicios eventuales “disimuló el contrato del actor, quien prestaba servicios en actividades permanentes de la cervecería” pues “si el actor, con continuidad y exclusividad, reponía productos de la empresa codemandada, ésta era la titular de la relación contractual, dándose la hipótesis que contempla el artículo 29 de la Ley de Contrato de Trabajo”.

Dijeron los jueces también que el caso encuadraba en el artículo 29 de la Ley de Contrato de Trabajo, el cual dispone “que los trabajadores que habiendo sido contratados por terceros, con vista a proporcionarlos a las empresas, serán considerados como empleados directos de quien utilice su prestación” e indicaron que era procedente la multa del artículo 8 de la Ley Nacional de Empleo “ante la evidente presencia de una forma particular de fraude dado que las empresas son interpuestas por el empleador directo con el fin de simular una relación fragmentada de trabajo con el consecuente perjuicio para el trabajador”.

“La realidad es que el obligado a registrar el vínculo laboral, pagar la remuneración, hacer los aportes correspondientes, entre otros, es el empleador directo, real y único de la relación”, o sea, “el que recibe los servicios del trabajador a su cargo y no un tercero intermediario que deviene irrelevante al no ser la misma la empleadora del trabajador”.

Expediente: “Amato Miguel Ángel c/Cervecería y Maltería Quilmes S.A. y otros s/despido”, Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala VI.

Condenan a Quilmes por fraude laboral de un empleado eventual
5 (4 opiniones)

Artículos Relacionados

¿Desea dejar un comentario?