Testigos en el juicio laboral

¿Cuándo es necesario contar con testigos en el juicio laboral?

Existen determinadas cuestiones que resultan de muy difícil prueba si no son acreditadas por los dichos concordantes de testigos. Por ejemplo:

  • Trabajo en negro (total o parcial)
  • Pagos en negro
  • Pagos parciales en negro
  • Fecha de ingreso posterior a la real
  • Salario menor al real en recibo de sueldo
  • Horas extras
  • Maltrato, acoso laboral o mobbing laboral
  • Fraude laboral a monotributistas y/o pasantes

En el caso que su reclamo laboral involucre alguno de estos temas, será necesario (y en a veces imprescindible) contar con testigos que validen sus dichos.

 

¿Quién puede ser testigo en el juicio laboral?

Es únicamente conveniente citar como testigo en un juicio laboral a toda aquella persona que haya tenido conocimiento directo y personal de las cuestiones a probar (horas extras, trabajo en negro, maltrato laboral, etc.).

Un testimonio será únicamente válido cuando declare sobre hechos a los que haya tenido conocimiento por medio de sus sentidos, es decir, hechos que haya visto o escuchado (principalmente).

Un testigo que declare sobre hechos que no vio o escucho en forma personal y directa no tiene fuerza probatoria alguna. Por ejemplo, no tiene fuerza probatoria los dichos de un testigo que declare sobre hechos que le contó el propio trabajador, compañeros del trabajador e incluso terceros. El testigo tiene que haber visto u oído los hechos sobre los que declara.

 

¿Cuántos testigos son necesarios?

Si bien existe un máximo de 5 testigos para el proceso laboral (límite que puede ser ampliado en casos específicos), no hay mínimo establecido, pero es recomendable que el trabajador cuente con el testimonio de al menos 2 personas hábiles.

Contar con al menos dos testimonios le permitirá al juez laboral confrontar los diferentes testimonios producidos observando sus diferencias o similitudes, lo que le permitirá tener por probados o no los dichos del trabajador.

Usted no debe olvidar que el juez es un tercero imparcial al proceso, que no tuvo conocimiento de los hechos debatidos. El juez no estuvo cuando se produjo el trabajo en negro, no estuvo presente cuando se hicieron los pagos en negro, no estuvo presente cuando el trabajador realizó horas extras, o cuando el trabajador fue maltratado.

Por ello, el trabajador debe probar sus dichos con la mayor cantidad de pruebas coincidentes posibles.

 

¿Qué otras pruebas se pueden solicitar en el juicio laboral?

Sin pretender agotar el tema, podemos agrupar los medios de prueba en:

  1. Documentación
  2. Oficios: pedidos de informes a terceros
  3. Pericial Contable: un contador designado por el juez puede revisar los libros contables de su empleador y documentación en general
  4. Pericial Informática: un experto en sistemas informáticos, puede revisar los sistemas y servidores de su empleador en busca de pruebas.

Ejemplo: Usted realizó horas extras y utilizó una computadora y/o un teléfono celular provisto por la empresa para sus tareas. Además, la empresa cuenta con circuito de cámaras interno y un sistema de ingreso por tarjeta magnética o huella digital.

En este caso, Usted podría ofrecer la siguiente prueba:

  1. Impresión de todos los correos electrónicos enviados y recibidos durante las horas extras.
  1. Solicitar un oficio a la empresa de telefonía celular para que aporte el listado de llamadas durante los días en los que usted utilizó el teléfono para realizar horas extras.
  1. Solicitarse un oficio a la empresa de seguridad para que aportes los videos de vigilancia.
  1. Solicitar al perito informático para que acceda a los servidores de la empresa y efectué una copia de todos los correos electrónicos enviados por el trabajador durante las horas extras y acceder al sistema que guarda los horarios de entrada y salida de los empleados.
  1. Todo esto, podría ser confirmado con los dichos de los testigos que lo hayan visto trabajar horas extras.

 

¿Cómo puedo probar el maltrato laboral?

La prueba por excelencia serían 1 o más personas que hayan presenciado el maltrato dentro de su ambiente de trabajo.

La persona que testifique debería haber presenciado el maltrato en más de una oportunidad, ya que un episodio maltrato aislado tal vez no sea considerado suficiente para probar el mobbing laboral por parte de un juez laboral.

Los testigos deben ser personas que hayan visto o escuchado por sí mismos los hechos sobre los que declaren.

Es posible que los testigos del maltrato sean otros compañeros de trabajo, jefes, clientes o proveedores, siempre y cuando éstos últimos tengan contacto habitual con el empleado y el lugar de trabajo.

 

¿Cómo puedo probar los pagos realizados en negro y por fuera del recibo de sueldo?

Se trata de una de las situaciones más difíciles de probar ante los jueces laborales ya que el empleador difícilmente deje pruebas relacionadas con los pagos en negro y usualmente la entrega del dinero se hace a solas entre el trabajador y empleador.

Idealmente, los pagos en negro por fuera del recibo de haberes se demuestra con prueba de testigos. Los testigos deben haber visto la realización de los pagos en negro por algún motivo (son los encargados de realizar esos pagos por órdenes del empleador, ellos también reciben pagos en negro en su trabajo, el empleador les informó que Usted recibe pagos en negro, etc.).

El testigo ideal para probar los pagos en negro es un empleado (o ex empleado) que haya trabajado en el momento en que se realizaron los pagos en negro y haya tomado conocimiento de los mismos en forma directa y personal, por ejemplo: que el testigo haya visto los pagos, que el testigo haya sido parte del proceso de pagos, que el testigo también reciba pagos en negro, que varios empleados también cobren en negro y esto pueda demostrarse.

La pregunta clave en toda declaración testimonial es ¿Cómo sabe el testigo lo que afirma?, es decir, ¿Cómo sabe el testigo y como le consta que el trabajador cobraba sumas en negro?

Si el testigo responde que lo sabe porque se lo contaron, o porque se lo contó el propio trabajador, carece de eficacia probatoria.

 

¿Cómo puedo probar el trabajo en negro?

Si bien es una situación similar a la anterior, es más simple probar la existencia de trabajo en negro. El trabajador sólo debe demostrar que prestó tareas para el empleador. Con ello, queda configurada la relación de trabajo, la que hace presumir la existencia de un contrato de trabajo. Si el contrato de trabajo no fue debidamente registrado ante AFIP, existe trabajo en negro.

Si el empleador niega que el trabajador haya sido su empleado, se pueden aportar todo tipo de pruebas para demostrar que existió trabajo en negro. Por ejemplo: documentación (recibos, remitos, facturas, correos electrónicos, tarjetas personales, etc.), testigos (empleados, proveedores, clientes) que hayan visto al trabajador realizar tareas para el empleador.

Testigos en el juicio laboral
4.8 (36 opiniones)

 

¿Necesita asesoramiento legal?

Envíenos su consulta sin compromiso. Le responderemos en 24 horas hábiles

 
 

 

 

Artículos Relacionados

¿Desea dejar un comentario?