Leading Case en daños punitivos – El caso Grimshaw vs Ford Motor Company

LEADING CASE EN DAÑOS PUNITIVOS. GRIMSHAW VS. FORD MOTOR CO

Un Ford Pinto fabricado en 1972 estalló cuando fue embestido por otro vehículo en su parte trasera.

Como consecuencia de la explosión, la conductora murió y un niño de 13 años sufrió severas heridas que desfiguraron su cuerpo y rostro en forma permanente.

 

El Accidente

En noviembre de 1971 la familia Gray adquirió un Ford Pinto 0 KM (fabricado en octubre de 1971). Aunque se trataba de un vehículo nuevo, éste debió ser llevado al servicio mecánico para reparaciones en varias oportunidades.

El 28 de mayo de 1972, mientras la Sra. Gray y su hijo de 13 años se dirigían en el vehículo por la Autopista, el Ford Pinto sufrió un desperfecto (el carburador se llenó de combustible y ahogó el motor) que detuvo el auto en el carril del centro del camino.

A consecuencia de la inesperada detención, fue embestido por otro vehículo (un Ford Galexie) a una velocidad aproximada de 28 a 37 millas por hora (44,8 a 59,2 KMH), lo que produjo sin inmediata explosión e incendio.

 

Diseño del Ford Pinto

Presionados por los plazos y con la meta de finalizar el proyecto rápidamente, Ford comenzó en el año 1968 el diseño de un nuevo automóvil compacto, bajo la estricta consigna que su precio de venta no supere los U$S 2000.

El diseño compacto del rodado hizo que el tanque de combustible sea ubicado en la parte trasera dejando sólo 9 o 10 pulgadas de “espacio de choque” mucho menos que cualquier otro automóvil en EE.UU. e incluso de cualquier otro modelo compacto de la propia FORD en el resto del mundo.

Además, el Ford Pinto fue diseñado con un paragolpes muy pequeño (era casi una franja cromada) mucho menos sustancial que cualquier otro paragolpes de automóviles en EE.UU. antes y ahora.

La estructura del Ford Pinto tampoco tenía zonas reforzadas conocidas como “hat sections” lo que lo hacia menos resistente a choques, comparados con otros rodados.

Las pruebas de choque (crash tests)

Durante el desarrollo del Ford Pinto se realizaron diversas pruebas de choque para determinar, entre otras cosas, la integridad del sistema de combustible en accidentes traseros.

Las pruebas revelaron que el sistema de combustible del Ford Pinto no cumplía con el estándar que exige tolerar un choque a 20 millas por hora (32 KMH). Los prototipos mostraron que un choque a 21 millas por hora causaba que el tanque de combustible sea empujado hacia adelante y perdiera combustible por sobre los límites tolerados por las leyes.

Las pruebas de choque realizadas sobre otros vehículos de FORD, incluyendo los protopitos del Ford Pinto con mecánica reforzada, probaron ser seguros a la velocidad que el Ford Pinto había fallado.

 

El costo de las modificaciones de diseño

Cuando la integridad del sistema de combustible falla, el comportamiento estándar indica que se debe rediseñar el mismo y volver a probarlo.

La vulnerabilidad del tanque de combustible a velocidades de 20 y 30 millas por hora (32 y 48 KPH) podrían haber sido solucionadas mediante mejoras de bajo costo, pero FORD decidió vender el Pinto al público sin hacer nada por solucionar los defectos de diseño.

Por ejemplo, equipar al Ford Pinto con una estructura reforzada, paragolpes mejorado y espacio adicional para choques hubiera tenido un costo de U$ 15.30, lo que hubiera hecho que el tanque de combustible sea seguro a velocidades entre 34 y 38 millas por hora (54,40 y 60,8 KPH)

 

Decisión Directiva para continuar con la venta en el conocimiento de los graves defectos

Harley Copp, un ex ingeniero de FORD y ejecutivo a cargo de las pruebas de choque, testificó que el mas alto nivel directivo de FORD tomó la decisión de continuar con la producción del Ford Pinto, conociendo que el tanque de combustible era vulnerable a rupturas y pérdidas por impactos traseros de baja velocidad, lo que creaba un riesgo significativo de muerte o lesiones por fuego, sabiendo que era posible rediseñar y mejorar la seguridad a un costo relativamente bajo.

Finalmente, el Señor Copp testificó sobre conversaciones mantenidas con el ingeniero responsable de la evaluación del costo del Ford Pinto, y con el ingeniero a cargo de la carrocería del Ford Pinto y pruebas de choque iniciales.

En dichas conversaciones, ambos ingenieros expresaron sus preocupaciones sobre la integridad del sistema de combustible del Ford Pinto y sus quejas sobre la decisión de los Directivos sobre no mejorar el diseño del rodado si ello repercutía en mayores costos.

Artículos Relacionados